martes, 17 de septiembre de 2013

1.1. VÍDEO IN PROGRESS - Andrea Olivares López


                                
 
21-09-2013
Para poder seguir trabajando sobre las dos viviendas he considerado importante analizar porqué estas casas se realizaron así, a qué estaban respondiendo. Así la Villa Anbar surge porque una mujer de Arabia Saudí necesita una vivienda y gracias a su relación con occidente se busca romper con lo que establece la ley en cuanto a la vivienda pero de forma sutil. Por otro lado las casas del barrio de San Matías surge como una respuesta ante la problemática de que el barrio era una zona de prostitución.

Después de analizar esto he pensado qué es el tema que me interesa y que de algún modo pudiese relacionar estas dos culturas tan distintas. 

Por un lado quise ver cómo era la cultura de Arabia Saudí y descubrí que todo está controlado por la ley, es decir, dicta que ropa se tiene que llevar, la alimentación, el comportamiento de las personas, además no existe el turismo de recreo sino que tiene que tener un motivo de peso. Todo esto llamó mi atención pero también cómo su vida se centraba sobretodo en la vivienda, una vivienda que se resguarda de lo que ocurre en el exterior y que se vuelca hacia el interior. Otro de los aspectos fundamentales es la mujer, tienen que vestir de manera diferente dentro y fuera de casa, y siempre están bajo las ordenes del marido. Otro dato es que tienen dentro de la vivienda dos zonas diferenciadas y que cuando el hombre recibe invitados estos siempre están en una misma sala en la que realizan todas las actividades (comen, conversan y duermen allí).

En cuanto a la otra casa todo es diferente, la casa se quiere relacionar con el exterior y con lo que ocurre con las personas cercanas que son los vecinos gracias a esos trueques o acuerdos para que cada uno tenga los espacios que quiere en su vivienda. Si antes he dicho que la casa se volcaba al interior en este caso es todo lo contrario ya que la gente de la calle puede ver los patios e incluso acceder a ellos.

Dicho esto el tema que me interesa es mostrar estas formas tan opuestas de vivir con lo que rodea a la vivienda, desde no tener ningún tipo de relación con el exterior desde la vivienda a buscar esas relaciones con personas ajenas y buscar la sociabilidad con los vecinos. Puede que mi objetivo sea buscar un espacio que pueda introducir estos dos ámbitos la intimidad y las relaciones, como una fusión de estas dos maneras de entender el habitar.


19-09-2013


17-09-2013
Las viviendas que he elegido han sido la Villa Anbar de Peter Barber y Casas en el barrio de San Matías de Juan Domingo Santos
La primera elección fue la de la Villa Anbar ya que lo considero un proyecto muy interesante en el que se muestra una forma diferente de entender la vivienda diferente a lo que estamos acostumbrados en occidente.
Una de las cosas que llaman la atención es cómo el arquitecto se enfrenta a esta sociedad tan distinta y diseña una vivienda que partiendo del esquema tradicional de la vivienda de Oriente Medio incorpora una serie de elementos que la hacen única y a través de los cuales pretende cuestionar la ideología de la cultura de esa cultura.

Para ello dota a la figura de la mujer de mayor relevancia desde el principio, ya que la entrada es la misma para hombres y mujeres. Además crea un hueco que permite la comunicación entre la zona de mujeres y la de los hombres, estableciendo así una conexión entre ambos que se escapa de lo tradicional.
Otra de las jerarquías que se da en la cultura oriental es la relación entre la familia y los sirvientes, por ello resulta muy interesante en esta vivienda que la presencia de los sirvientes quede patente, recordando en todo momento que forman parte de la vivienda.

Por último cabe destacar la relación que se establece entre lo que ocurre en el interior de la casa y el exterior, ya que el interior en este caso no es ajeno al exterior, sino que propone una serie de huecos que permiten diferentes miradas a lo que ocurre a su alrededor.
Puede que todos estos aspectos se consideren parte de nuestra cultura, como la relación de la vivienda con el exterior, pero puede suponer un paso para cuestionarse aspectos importantes de la sociedad y de la manera de habitar.

La segunda de las viviendas que he elegido ha sido la casa en el barrio de San Matías ya que un proyecto que lo considero innovador y que puede establecer una nueva manera de entender la ciudad, la vivienda y el habitar de la misma.
Es un proyecto que supone un gran cambio en las relaciones entre las personas sobre todo entre los vecinos. Todo ello gracias al "trueque" como instrumento para conseguir espacios de los que antes carecían. Es por tanto un proyecto dinámico que permite un constante cambio de la vivienda, creando una arquitectura que surge de unir diferentes espacios. Además muestra una nueva forma de ver la privacidad llegando en algunos aspectos a desdibujarla, ya que no se sabe que es privado y que compartido.

Creo que es interesante además porque todo lo que propone puede llegar a causar incomodidad entre las personas que participan, pero ha surgido de sus propios acuerdos que sin duda plantean unas experiencias.

Andrea Olivares López






6 comentarios:

Tatiana Martínez dijo...

TATIANA MARTÍNEZ SOTO:
En el análisis de las historias a mí también me llamó la atención la historia de la Villa Anbar así como su distribución, para empezar me recordó a la forma de la palestra griega que era el edificio donde los griegos cultivaban el cuerpo y la mente,esto me llevó a pensar en la vivienda como un aprendizaje que surge además de la inexperiencia del arquitecto en la arquitectura de oriente. Esta nos muestra además aspectos innovadores y provocadores que nos llevan a pensar en la vivienda como un modo de manifestación del pensamiento, al igual que los griegos utilizaban el patio central de la palestra para sus conversaciones y discusiones.

Alberto Ortega dijo...

Hola Andrea, seria muy interesante que en el vídeo incorporases unos esquemas de la visión del exterior desde el interior a través de los huecos que dices.

maria elena carrion molina dijo...

Ambas historias también han captado mi atención. En las casas del barrio San Matías me interesan los vínculos vecinales que desencadenan las reformas y el interés que sus propietarios muestran con el proyecto. Considero que deberíamos centrarnos en un análisis de los propietarios, así como su idea de vivienda.
Un Saludo.

Selene CM dijo...

Selene Carmona Mateos_Hola Andrea! me gusta mucho que propones :) yo te diría que me gustaría ver en tu vídeo estas dos maneras de vivir, la retraída forma de vida del mundo islámico con el contraste de la abierta vida del vecindario granadino, esa gente tan cerrada en si misma con una gente tan sociable que viven de relaciones. Tal vez superponiendo imágenes de ambos casos, en un mismo fotograma, podríamos visualizar como podrían unir sus formas de vida.

Brigette Marín ramírez dijo...

Brigette Marín Ramírez_ Hola Andrea, me parece acertado haber seleccionado dos casas tan opuestas, son casi el límite la una y la otra. ¿que pasaría si cambiaras los usuarios del barrio de San Matías a la Villa Anbar y viceversa?

María González Carrasco dijo...

Respecto a la Villa Anbar me planteo hasta que punto la dueña de la casa está dispuesta a cambiar las costumbres impuestas por su cultura. Cual será el abanico de esta mujer transgesora respecto a los cambios, hasta donde podrían llegar las modificaciones de la vivienda, es decir, qué y qué no aceptaría la propietaria.
Un saludo!